Protegerán la Sierrita de Tecomate (Navolato), incluida represa

0
16

Brindarán protección a 5.7 mil hectáreas que incluyen los petroglifos, la represa de Los Arrallanes, así como a la flora y fauna

Redacción

JUAN ALDAMA, Sin.- La presidenta municipal de Navolato, Margoth Urrea Pérez, y la Secretaria de Bienestar y Desarrollo Sustentable del Gobierno de Sinaloa, María Inés Pérez Corral, realizaron un recorrido por algunas áreas de la sindicatura de Juan Aldama “El Tigre”.

La finalidad de proteger zonas de el cerro de El Tecomate y sus alrededores, que están llenas de cultura e historia, además cuentan con una gran biodiversidad, única en especies de flora y fauna.

Es por ello que el Ayuntamiento de Navolato en coordinación con la Sebides, están trabajando en equipo para brindarle protección a lo que son los petroglifos, la represa de Los Arrallanes, así como a la flora y fauna.

El objetivo de esta exploración fue identificar alternativas para detonar la zona de manera sustentable, tal como impulsar un turismo ecológico para el beneficio de las y los navolatenses, principalmente de los habitantes de “El Tigre”.

El equipo de Sebides que es experto en esta área, logró identificar grandes atractivos, mismos que fueron apreciados por la Secretaria María Inés Pérez Corral, quien junto con la alcaldesa recordó a los presentes que en la zona de petroglifos nació Huitzilopochtli, el Dios del Sol.

“Vinimos a ver toda el área donde están los petroglifos, donde cuenta la leyenda que acá dio a luz Coatlicue, quien fue la madre de Huitzilopochtli, fíjense lo importante… aparte estamos aquí viendo las represas, esta fue hecha hace 35 años”, comentó.

La alcaldesa de Navolato, Margoth Urrea Pérez, explicó que esta represa de Los Arrayanes se hizo para la conservación del hábitat y de algunos animales que viven ahí, como el venado, algunos pumas, loros, pericos, e incluso coas que están en peligro de extinción.

El Tecomate es una comunidad de la sindicatura de Juan Aldama “El Tigre”, donde comparte cerros y vegetación de selva baja con animales que lo usan como corredor para sus migraciones año con año.

En este lugar se buscan proteger alrededor de 5 mil 700 hectáreas, mismas que contienen plantas únicas y en peligro de extinción como el huanacaxtle y muchas cactáceas que ahí florecen.

Dentro de esa misma zona se encuentra la represa Los Arrallanes, misma que fue construida hace 35 años con 12 metros de fondo, 80 metros de ancho y 500 metros de largo, y que dota de agua a la región durante todo el año, incluso, cuando se llena en su totalidad puede durar dos años sin llover y esa represa aún tendrá agua.

En toda la zona se realiza un diagnóstico para detonar el turismo sustentable que permita conservar los hábitats tal como están, y a la vez preservar los petrograbados que ahí se encuentran.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here