Airbus lanzará el primer avión propulsado totalmente con hidrógeno

0

El depósito de hidrógeno está situado en la parte posterior del fuselaje, detrás del mamparo de presurización de la cabina

Redacción

PARÍS, Francia.- Airbus planifica fabricar para 2035 un avión de pasajeros que vuele completamente libre de CO2, gracias a la propulsión de hidrógeno. Pero todavía hay algunos obstáculos por superar.

“El depósito de hidrógeno está situado en la parte posterior del fuselaje, detrás del mamparo de presurización de la cabina. La extensión en la parte superior de la cola se utiliza para liberar gas en caso de fuga”, explica la Jefa de Tecnología de Airbus, Grazia Vittadini, los primeros esbozos de aviones del futuro propulsados por hidrógeno.

El objetivo es ambicioso: para 2035, Airbus quiere sacar el primer avión comercial cero emisiones del mundo.

El fabricante europeo cuenta con tres conceptos diferentes, incluyendo el avión de aspecto más convencional.

Uno de ellos se implementará. Gracias a la iniciativa de Alemania y Francia, que lo impulsan fuertemente, Airbus quiere tomar la delantera en el proceso de transformación para avanzar en el abandono de la gasolina y, por tanto, en la reducción de emisiones de la aviación.

Alemania ya ha desarrollado su propia estrategia de hidrógeno, Francia anunció en este septiembre que invertiría 7 mil millones de euros en tecnología de hidrógeno a largo plazo. La iniciativa de Airbus encaja perfectamente.

“Este es un momento histórico para la aviación comercial en su conjunto”, dijo el gerente general de Airbus, Guillaume Faury, sobre su “audaz visión”. La Jefe de Tecnología Vittadini enfatiza que estos “emocionantes conceptos también están diseñados para inspirar a las futuras generaciones de ingenieros”.

La idea de utilizar hidrógeno en lugar de queroseno como fuente de energía para los motores de las aeronaves no es nueva, pero sigue siendo difícil de llevar a la práctica.

Hasta hoy se carecía de conceptos de aviones que fueran adecuados para el uso diario y que pudieran ser operados económicamente.

El hidrógeno no es fácil de mantener: aunque tiene tres veces la densidad de energía del queroseno – una gran ventaja sobre las baterías – y sólo pesa un tercio, requiere hasta cuatro veces el volumen del combustible convencional. Y el espacio a bordo de los aviones es notoriamente escaso y precioso.

Con información de DW

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here