Cuba de luto: muere el cantautor Pablo Milanés

0

Creador de himnos como ‘Yolanda’ o ‘Yo no te pido’, fallece en Madrid, donde residía desde hace años para recibir tratamiento médico por un cáncer

Redacción

MADRID, España.- Pablo Milanés, una de las grandes voces cubanas de todos los tiempos, el creador de canciones de amor inolvidables como YolandaÁmame como soy o El breve espacio en que no está, que son ya himnos.

El músico admirado y querido por sus compatriotas y también por importantes artistas de todos lados que hicieron suyas sus letras y lo llamaban, sencilla y cariñosamente, Pablo, o Pablito.

El que de muy joven musicalizó los versos de Nicolás Guillén y José Martí (nada menos); el que fuera pilar y fundador destacado del movimiento de la Nueva Trova cubana, que deslumbró al mundo en los setenta.

En el que no le gustaba que lo encasillaran, pues su sensibilidad y su obra iban mucho más allá; el cultivador brillante del filin (de feeling, sentimiento), del bolero y de la música tradicional cubana.

El que primero rescató del olvido a viejos trovadores, como Compay Segundo, y sirvió de puente en su país entre generaciones y estilos, reconocido por su talento como uno de los grandes cantautores en lengua española, ha fallecido en Madrid a los 79 años, después de agravarse su estado de salud debido a una enfermedad oncológica.

Desde hace unos años, recibía tratamiento médico en España, donde residía con su familia. Milanés deja un notable legado de canciones formidables y cerca de 60 discos que lo sitúan entre los nombres indispensables y más universales de la música iberoamericana.

Comienzo y final de una verde mañanaAñosYa vesYo no te pidoHoy la vi o Para vivir son parte de esa obra de Pablo que trascendió edades y fronteras y se convirtió en identidad de la mejor música hispanoamericana.

También causaron impacto en su momento canciones políticas como Yo pisaré las calles nuevamenteLa vida no vale nada, o Yo me quedo, de las que nunca se desmarcó, aunque sí lo hizo de los dogmas y la deriva de la Revolución cubana, a la que hace tiempo no consideraba revolucionaria.

“Soy un abanderado de la revolución, no del gobierno. Si la revolución se traba, se vuelve ortodoxa, reaccionaria, contraria a las ideas que la originaron, y uno tiene que luchar”, dijo en los años noventa.

Con información de El País

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here